Facebook Twitter Google +1     Admin

El espacio y el medio geográfico.

El espacio y el medio geográfico.

El hombre convierte el medio natural en medio geográfico, pero lo está haciendo desde hace poco tiempo (6500-7000) años, tras la aparición de la agricultura.

Se han clasificado los tipos de paisajes en tres, basándose en las modalidades de intervención humana en el medio:

- Paisaje natural. Es aquel que no ha experimentado ninguna transfor­mación por parte del hombre, al menos en una época reciente. No son idóneos para la agricultura o ganadería: alta montaña, desiertos, pantanos tropicales. Sin embargo, estas zonas son utilizadas frecuente­mente para la instalación de bases de carácter científico o estraté­gico-militar.

Debido a las inclemencias climáticas la presencia del hombre es muy escasa y de ninguna manera contribuye a modificar el carácter general del conjunto.

- Paisaje modificado. La actitud de grupos de recolectores y cazadores, aunque no practiquen la ganadería ni la agricultura, puede modificar el paisaje: utilización del fuego para cazar. Esta medida de quemar las lindes de las selvas en busca de animales ha podido ser la causa de la aparición de las sabanas, cuyo origen se había buscado antaño en causas ajenas al hombre.

El ejercicio de la ganadería provoca asimismo una modificación visible en el medio.

Por otra parte, y en lo concerniente a la alimentación de los animales hay que decir que debido a la selección de plantas por parte de cabras, corderos y bueyes, se produce una transformación de la alfombra vegetal existente.

También el hombre contribuye a esta modificación, pues a menudo su acción sobre el medio es destructiva. El abandono de zonas por parte del hombre es otra causa de paisajes. Como ejemplo podemos citar las actuales selvas del Yucatán, cuna de al antigua y floreciente cultura maya.

- Los paisajes ordenados. Son producto de varios factores.

Una acción consciente, meditada. Se intenta sacar el mayor partido posible al medio. el espacio es organizado en función de unos esquemas económicos, sociales y de las técnicas permitidas.

Una acción concertada, Una sociedad encamina sus esfuerzos hacia diversos objetivos. Dependiendo de la capacidad de los individuos se reparten tareas y obligaciones a cada uno de ellos.

Una acción continua. Es consecuencia de las dos anteriores y que para sacar el mayor partido al medio la acción debe ser continua, aunque se realiza en función de un futuro más o menos lejano.

2.3.1            Los tipos de ordenación de un mismo paisaje natural.

De un mismo medio podemos sacar diversos paisajes dependiendo de la utilización de le demos. Elijamos como ejemplo una selva virgen.

- Selva virgen, primaria, que no ha sufrido el paso del hombre.

- Cultivo itinerante. Roturación de pequeños trozos y siembra en los claros hasta el agotamiento del suelo. Abandono del mismo y aparición de la selva secundaria. Tras quince o veinte años comienza otro vez todo el proceso con la roturación y la quema de la tala. Son cultivos de subsistencia que apenas permiten cubrir las necesidades básicas del hombre. Se emplean útiles muy rudimentarios. La densidad de población es muy escasa.

- La selva puede ser roturada y sustituida por un cultivo arbustivo: café, cacao etc... Existen excedentes que serán utilizados en las transacciones nacionales o internacionales.

- Se reemplaza la selva por pastos para animales.

Esta diferenciación no significa que los diversos usos que se le ha dado a la selva no puedan estar uno cerca de los otros, como ocurre en algunos países latinoamericanos.

2.4     La noción de recursos naturales.

Su valor está determinado por la sociedad, las técnicas de producción y la época. Por ejemplo el uranio no poseía el mismo valor hace un siglo que ahora.

El mismo recurso puede ser utilizado de forma diferente depen­diendo de épocas y las técnicas. Un río hace mover las ruedas de un molino, proporciona agua para los sistemas de regadío.

2.5      La noción de obstáculo natural.

También depende de las técnicas y las épocas. Sirve como ejemplo las terrazas fabricadas a partir de una pendiente.

Si es cultivada por un campesino que solo utiliza la fuerza de sus manos no tendrá diferencias con las parcelas que están en el llano. Incluso cuando haga falta animales de carga para transpor­tar los excedentes la dificultad y el costo será mínimo, gracias a los caminos de herradura a la rueda etc...

Esta situación cambia cuando aparece la mecanización. El acceso a las terrazas será más difícil, con un coste mayor, al tener que utilizar máquinas más especializadas.

Existe también el problema de la composición del propio suelo, a menudo poroso, que es más fácil de trabajar a mano que con máquinas, ya que estropea la maquinaria.



Udemy

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris